Archivo de la etiqueta: Franceska Stavropoulous

¿El paraíso y la caída?: el motivo literario de separación en génesis 2-3 (Parte 7)

Estándar
¿El paraíso y la caída?: el motivo literario de separación en génesis 2-3 (Parte 7)
El mandato  de prueba, es la segunda obra de una serie de seis obras llamadas “La historia de Adán y Eva” del pintor y grabador holandés, Lucas van Leyden. Nos recuerda el pintor: “God tells Adam and Eve that they may eat the fruits of all the trees in the garden, except from the tree of knowledge of good and evil.” Es curioso observar la representación antropomórfica de Dios, quien literalmente se está paseando con Adán y Eva en el jardín mientras da su mandato de prueba.

El mandato de prueba, es la segunda obra de una serie de seis obras llamadas “La historia de Adán y Eva” del pintor y grabador holandés, Lucas van Leyden. Nos recuerda el pintor: “God tells Adam and Eve that they may eat the fruits of all the trees in the garden, except from the tree of knowledge of good and evil.” Es curioso observar la representación antropomórfica de Dios, quien literalmente se está paseando con Adán y Eva en el jardín mientras da su mandato de prueba.

El Paraíso como templo y como mujer-madre

En está publicación me dedicaré a rescatar algunos aspectos de la hipótesis de Franceska Stavropoulous (a quién había mencionado en las publicaciones anteriores),profesora de AT de la Universidad de Exeter; su hipótesis consiste en que el relato del Edén y de la caída no es una continuación o un segundo relato de la creación sino que está basado en un lugar, hecho, pareja más específicos; aquí rescataré algunos aspectos que considero importantes para esté ensayo.

1. Nos dice que el jardín es primero que todo, una construcción arquitectónica y no un mundo idealizado en el principio de los tiempos. Esta idea de jardín construido por el hombre se relaciona con los jardines de los asirios, que eran una forma de controlar y mantener una tierra fértil o una especie de oasis en medio de un clima hostil; esto gracias a sistemas de regado artificiales

“El término sumerio gdn empleado en el texto de Gen 2,8 para designar el «paraíso» significa «jardín regado», y su ideograma es justamente una parcela de terreno dividida en surcos de riego, Y los regadíos que estaban junto a la estepa se llamaban gú-edin-na («límite de la estepa» o edin: Edén); en realidad, la tierra regada o gdn había sido conseguida por el esfuerzo humano en medio de una tierra pantanosa y de aluvión.”[1]

Pero estos jardines eran aun más: eran construidos para que las divinidades vivieran ahí y además eran una representación o más bien una síntesis del cosmos: microcosmos.

El texto parece evidenciar estas ideas: 2, 5-6 “no había aun matorrales en la tierra, ni brotaba hierva en el campo, porque el Señor Dios no había enviado lluvia a la tierra, ni había hombre que cultivase el campo y sacase un manantial de la tierra para regar la superficie del campo”, en el versículo 10 el río que se divide en cuatro brazos también puede hace alusión a ese sistema artificial; por otro lado 3, 8 dice que Adán y la Mujer “Oyeron al Señor Dios que se paseaba por el jardín tomando el fresco”

2. Adán es un jardinero-rey encargado de cuidar del jardín. El rey tiene una relación muy estrecha, única con la divinidad. Es el intermediario entre la humanidad y las divinidades, la función de Adán-rey como jardinero del jardín en el que vive Dios es el de ser el garante de ese acceso entre lo divino y lo terrenal.

Ezequiel 28, 12-19 parece ser “otra versión” del Edén, incluso es un texto más antiguo que el de Génesis 2,4b-3; y este texto habla de un rey…

“Hijo de hombre, entona una elegía sobre el rey de Tiro. Le dirás: Así dice el Señor Yahveh: Eras el sello de una obra maestra, lleno de sabiduría, acabado en belleza.13.En Edén estabas, en el jardín de Dios. Toda suerte de piedras preciosas formaban tu manto: rubí, topacio, diamante, crisólito, piedra de ónice, jaspe, zafiro, malaquita, esmeralda; en oro estaban labrados los aretes y pinjantes que llevabas, aderezados desde el día de tu creación.14.Querubín protector de alas desplegadas te había hecho yo, estabas en el monte santo de Dios, caminabas entre piedras de fuego.15.Fuiste perfecto en su conducta desde el día de tu creación, hasta el día en que se halló en ti iniquidad.16.Por la amplitud de tu comercio se ha llenado tu interior de violencia, y has pecado. Y yo te he degradado del monte de Dios, y te he eliminado, querubín protector, de en medio de las piedras de fuego.17.Tu corazón se ha pagado de tu belleza, has corrompido tu sabiduría por causa de tu esplendor. Yo te he precipitado en tierra, te he expuesto como espectáculo a los reyes.18.Por la multitud de tus culpas por la inmoralidad de tu comercio, has profanado tus santuarios. Y yo he sacado de ti mismo el fuego que te ha devorado; te he reducido a ceniza sobre la tierra, a los ojos de todos los que te miraban.19.Todos los pueblos que te conocían están pasmados por ti. Eres un objeto de espanto, y has desaparecido para siempre.” [2]

4.Entonces si este paraíso es en realidad un jardín construido por el hombre para que Dios habite y dónde el Adán-rey es su “jardinero” deducimos que se trata de un templo-palacio, Franceska dice que el jardín estaba dentro de un templo. Dios o la divinidad, estaba totalmente presente dentro del templo en este sentido este jardín-templo-palacio es el axis mundi o el punto donde se conecta lo divino con lo terrenal, donde estas dos esferas se hacen uno, es el centro del mundo y el lugar sagrado por excelencia (también hay que rescatar que Ezequiel 28 12-19 puede ser una fuente o paralelo bíblico de Génesis 2,4b-3)

Franceska piensa que se trata específicamente del Monte del Templo o sea el templo de Jerusalen.  El templo no solo era un lugar religioso sino que había una unión religioso-político-social-cultural, es el centro de todo y era atendido por los reyes como nos ilustra Ezequiel 28 al rey de Tiro en su jardín y Adán en el Edén. Sigue una cierta lógica que el templo-jardín sea atendido por los reyes pues estos eran considerados hijos de dioses y eran los que tenían una conexión especial con la divinidad, por lo tanto debían ser encargados del lugar donde se unía lo celeste con lo divino.[3]

Creo que es importante para este ensayo rescatar varios elementos de esta hipótesis de Franceska Stavropoulous , acerca de todo el hecho de que el Edén pueda tratarse de un jardín-templo-palacio y lo que esto conlleva. Primero nos ayudaría a entender algunos elementos que están dentro del jardín que pueden que estén allí por algo más que el hecho de ser un jardín (por ejemplo el agua, los árboles, etc) sino que al tratarse de un jardín-templo, un sacerdote-rey y la morada misma del dios los diferentes elementos pueden tener una connotación simbólica de lo sagrado importante; en esto nos enfocaremos en la siguiente publicación, donde nos ayudará al respecto De Vaux quien  nos explica acerca de la elección del lugar del culto.

Por último los invito a ver el documental donde Franceska plantea su hipótesis.

 


[1] García Cordero, Maximiliano. 1977. La Biblia y el legado del Antiguo Oriente. Madrid: La Editorial Católica. P. 20

[2] Ezequiel 28, 12-19

[3] The Bible’s Buried Secrets The Garden of Eden, BBC