El Árbol de la Vida de Gustav Klimt

Estándar
El Árbol de la Vida de Gustav Klimt

Más allá de la alusión al tema del “árbol de la vida” me interesa más publicar una de las obras de Gustav Klimt: por su 150 años, del que seguro nos informamos gracias a Google, pero este, su aniversario, y este, su triptico El Árbol de la Vida, se convirtieron en las excusas perfecta para publicar en Mana Hu algo de un artista que considero fabuloso, vivo y, claro está, simbólico; recordemos que Klimt es considerado un pintor simbolista, e introdujo en sus obras gran cantidad de símbolos que aportan distintos significados, y es precisamente esa la magia del símbolo: tener múltiples y ambiguos significados.

Gustav Klimt (1862 –  1918) fue un pintor simbolista austríaco, y uno de los más conspicuos representantes del movimiento modernista de la secesión vienesa. Klimt pintó lienzos y murales con un estilo personal muy ornamentado, que también manifestó a través de objetos de artesanía, como los que se encuentran reunidos en la Galería de la Secesión vienesa. Intelectualmente afín a cierto ideario romántico, Klimt encontró en el desnudo femenino una de sus más recurrentes fuentes de inspiración. Sus obras están dotadas de una intensa energía sensual, reflejada con especial claridad en sus numerosos apuntes y esbozos a lápiz, en cierto modo herederos de la tradición de dibujos eróticos de Rodin e Ingres. 

Gén 2, 9: “Yahveh Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles deleitosos a la vista y buenos para comer, y en medio del jardín, el árbol de la vida y el árbol de la ciencia del bien y del mal.”
Cuando escuchamos “Árbol de la vida”, cuando vemos la representación de Klimt del Árbol de la Vida es posible que nos remita a Génesis 2-3 (que es el capitulo que hemos venido comentando publicaciones atrás), como una especie de intertexto visual que nos alude a este relato bíblico; sin embargo debemos darnos la oportunidad de considerar este Árbol de la Vida de Klimt como uno más simbólico y menos alegórico o alusivo, me refiero a ver un árbol de la vida más arquetipico, simbólico, universal y menos relacionado con el imaginario cristiano o más bien judeocristiano. Y es que considero que el mismo Árbol de la Vida que encontramos en el relato bíblico forma parte de ese lenguaje simbólico universal, pues este motivo se repite en diferentes mitologías, con diferentes formas y contextos, pero un mismo símbolo; lo encontramos en la mitología egipcia y su “árbol en el que se encerraba la vida y la muerte”, en la mitología asiria, en la mitología china, en la mitología nórdica, en la mitología de la india, en la mitología mesoamericana y sus  “árboles del mundo”…

y se podría continuar ya que el árbol es un símbolo recurrente y realmente importante en la mitología y religiones. El árbol o las hierofanías vegetales se caracterizan por ser (no me gusta usar la palabra “ser” o “representar”, pero al tener que hacerlo no me queda más que recordar que un símbolo nunca es pues puede tener múltiples significados) una síntesis de la realidad: su copa-cielo, tronco-tierra, raíces-inframundo: es una síntesis del cosmos. Además, pensemos que un árbol está sujeto a los ciclos de la vida a la sucesión de los ritmos cósmicos: muerte-renacimiento: inmortalidad. Y, claro, es el prototipo de planta que da la vida, la inmortalidad.
Por otro lado el árbol muchas veces es, en el caso del relato bíblico es observable, un lugar sagrado, un centro sagrado, un axis mundi. El árbol sagrado marca un lugar que es sagrado, no es de extrañar entonces que los primeros templos y lugares de culto fueran árboles. Debo recordar que no se trata de la naturaleza en sí sino de la fuerza de tras del símbolo.

El árbol expresa fuerza, vida, renovación, sabiduría, verdad, juventud, salud, lo sagrado, la inmortalidad, la fertilidad… también lo terrible, la hambruna, la sequía: puede dar y quitar, es lo sagrado por excelencia.

No me atrevo a hablar de arte pero me parece interesante notar los símbolos de diferentes culturas usados por Klimt en su obra, como en el caso del halcón y los ojos triangulares que nos remiten a símbolos de la religión egipcia por ejemplo. El ojo ya es, de por sí, un símbolo vaginal, al igual que los rombos y los círculos en la vestimenta de los sujetos en el cuadro, pueden ser por tato símbolos de la fecundidad, de la vida y la muerte  y su constante renovación.

Cita semanal: Ernesto Cardenal

Estándar

Esta semana elegí como cita una frase de Ernesto Cardenal que titula una entrevista que dio al periodista Borja Hermoso en elperiódico español El País:

“Hace tiempo que
Dios renunció a ser Dios”.

Pero además les dejo acá una probadita de la entrevisto y les invitó a leerla completa en la página del País dónde fue publicada. En ella Ernesto Cardenal nos habla un poquito de poesía,  de revolución, de utopía, de religión, de Dios, de la actualidad…

Ernesto Cardenal: “Hace tiempo que Dios renunció a ser Dios”

Con 87 años, el premio Reina Sofía de Poesía jura que solo el presente le interesa
BORJA HERMOSO 1 JUL 2012
No se fíen ustedes de las apariencias estéticas de la bonhomía, a menudo tapan volcanes. Y como volcán rumiando lava entra Ernesto Cardenal en la estancia, debajo de la boina calada, detrás de su barba blanca, dentro de su camisa blanca, los dedos de los pies nerviosos escapando de las sandalias de cura, aquejado esta tarde de un raro mal: esa mezcla de ansiedad y fatiga típica de las biografías sin desmayo. Sin duda, Cardenal (Granada, Nicaragua, 1925) es dueño de una de ellas. Poeta, sacerdote, teólogo, traductor, escultor, ministro de Cultura del Gobierno sandinista de Nicaragua entre 1979 y 1987, profeta irreductible de la Teología de la Liberación y de sus miserias y, por tanto, enemigo sin remedio del Vaticano y sus grandezas, el autor de El Evangelio en Solentiname enfila ya, a sus 87 años,la lógica consciencia del todo fue, aunque jura y perjura que solo el presente le interesa. No parece exagerado decir que su vida es una montaña rusa de euforias y desengaños: desengaño con la revolución perdida –“Daniel Ortega no es ni de izquierdas ni sandinista, traicionó la revolución”–, desengaño con sus jefes de Roma –“la Madre Iglesia traicionó el Evangelio”– y desengaño con la desidia y la resignación del mundo ante la injusticia –“¡estamos obligados a mucha más subversión!”–. Y de cuando en cuando, alguna pequeña alegría, como el reciente Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana. La editorial Trotta acaba de publicar el libro El cántico místico de Ernesto Cardenal,de Luce López-Baralt, un replanteamiento crítico en torno a la dimensión mística del escritor. No hay ira en Ernesto Cardenal con respecto a su pasado, aunque el presente asegura que, en esta tarde calurosa de Madrid, el poeta anda cabreado.

Quería saber cuál es el estado de ánimo actual de Ernesto Cardenal ante las cosas, ante la vida. No entiendo.

¿Es capaz de mirarse desde fuera y hacerse un autorretrato con lo que fue, lo que es, lo que será…? Mmmm, no, no lo hago. No me gusta.

¿Mira al pasado? ¿Al futuro? ¿Solo al presente? Solo el presente.

¿Por qué? ¿Borró su pasado? ¿Lo aparcó y lo guardó en un armario? Esa pregunta es muy difícil, ¿por qué me la hace?

Las fáciles no suelen tener mucho interés… Bueno, sí, pero yo ya no estoy para preguntas difíciles.

No se preocupe, cambiamos de tercio. En 2009 recibió el Premio Pablo Neruda de Poesía, ahora le acaban de dar el Reina Sofía. ¿Le gusta eso de los premios? ¡Pues el primero que recibí en mi vida fue el Pablo Neruda! Así que cuando la presidenta de Chile me lo entregó en el Palacio de la Moneda, en el discurso dije que me consideraba el poeta menos premiado de la lengua castellana. Ahora ya no puedo jactarme de eso, porque he recibido dos premios. Bueno, tampoco son muchos…

¿Y eso le duele? No, bueno, me da lo mismo, no me interesa mucho recibir homenajes, más bien me molestan.

Cuando me dirigía a nuestra cita, venía pensando en lo mal que están las cosas para tanta gente. ¿Cabe decirle algo nuevo que sirva para darle esperanza? ¿Tiene usted alguna idea? Pues yo le diría lo que se ha dicho desde hace tiempo: el Evangelio, el anuncio del reino de Dios, del reino de los cielos en la tierra. Y recordar de nuevo lo que anunció el marxismo: una sociedad nueva, justa y sin clases. La sociedad comunista perfecta… que viene a ser lo mismo que el reino de Dios en la tierra. Yo no tengo otra cosa que predicar que el cristianismo y el marxismo, que para mí son la misma cosa.

¿Está la vigencia del marxismo intacta para usted en 2012? Si usted me pregunta si el marxismo fracasó, le diré que Chesterton, escritor, humorista, inglés y católico, dijo que el cristianismo no había fracasado… porque no se había puesto en práctica nunca. Yo digo lo mismo del marxismo, que nunca se puso realmente en práctica.

O sea, que ninguno de los dos principios fundamentales de su vida se han podido ver en marcha de verdad… ¡Ni de verdad ni de mentira! O puede que de mentira sí, pero de verdad no…

¿No cree usted que el marxismo incurrió en errores? O quienes lo trataron de llevar a la práctica… Sí, y el cristianismo también, que tuvo horribles versiones: las cruzadas, la Inquisición, los papas del Renacimiento…

¿Solo los del Renacimiento? ¿Y los de los últimos tiempos? Bueno, claro, esos son igualmente malos. Son malos. Algunos de ellos, no todos.

Y sin querer ser malo, de entre los malos, ¿cuál fue el más malo?Mmmm… no sé, puede que…

Entre Wojtyla, que le echó a usted la bronca nada más bajar del avión en su visita a Nicaragua, y Ratzinger, ¿con quién se queda?Bah, son iguales. Ratzinger ha puesto en práctica las mismas políticas pontificias del otro. Es igual que Wojtyla. O peor.

Revolución, Dios, poesía… ¿son una misma cosa en su vida? ¿O tres versiones de algo supremo? Para mí son lo mismo, sí. Revolución es lo mismo que predicaba Jesús. Hoy hay teólogos que dicen que el reino de Dios que él predicaba era una expresión semejante al concepto actual de revolución, es verdad. Una revolución subversiva, que en el caso de Jesús fue lo que le llevó a la muerte. Significaba también un cambio político y social. La juventud de hoy sigue diciendo “otro mundo es posible”, y yo también lo creo, como lo creyó Jesús. Es posible, y necesario. Y, como dice el obispo brasileño Casaldáliga, también otra Iglesia es posible. Hasta hay quien dice que otro Dios es posible.

¿Y usted qué cree? Que así es, claro.

Ver entrevista completa en: http://cultura.elpais.com/cultura/2012/06/28/actualidad/1340895621_265337.html

¿El paraíso y la caída?: el motivo literario de separación en génesis 2-3 (Parte 2)

Estándar
¿El paraíso y la caída?: el motivo literario de separación en génesis 2-3 (Parte 2)
Adán y Eva. Pintura mozárabe, finales del siglo X. Codex Aemilianensis. Real Biblioteca del Monasterio del Escorial. La pintura procede del escriptorium de San Millán de la Cogolla de Suso, La Rioja.

Adán y Eva. Pintura mozárabe, finales del siglo X. Codex Aemilianensis. Real Biblioteca del Monasterio del Escorial. La pintura procede del escriptorium de San Millán de la Cogolla de Suso, La Rioja.

Generalidades de Génesis 2-3

Antes de explicar lo del motivo de la separación considero necesario mencionar algunos puntos importantes con respecto al texto.

Génesis 2, 4b-3 como unidad literaria independiente de Génesis 1:

Génesis 2, 4b- 3 se tiende a leer como una continuación del relato de la creación que tenemos en Génesis 1 por los versículos 1-4ª del capítulo dos que nos dice rápidamente que Dios concluyó el cielo y la tierra y se establece el día de descanso de Yahvé; no obstante parece que a partir del capítulo 2 versículo 4b hasta el capítulo 4 es un texto independiente, con su unidad, género y características propias.

“El relato del paraíso forma una perícopia bien delimitada que comienza en génesis , 4b y abarca por completo los  capítulos segundo y tercero. Igual que la pericópia precedente (1,1-2,3), ha debido existir en un tiempo como pieza independiente”[1],  este último aspecto nos impulsa aún más, a tratar de entender su sentido como texto independiente del gran collage del Antiguo Testamento y de la Biblia como la conocemos hoy.

Hay diferencias importantes entre el capítulo 1 y el 2-3, entre ellas están:

  1. el primer capítulo pareciera un texto litúrgico, un cántico, por las repeticiones de las formulas y los estribillos,  por otro lado Génesis 2,4b-3 “es un relato en prosa, estructurado en actos y escenas, a modo de drama…”[2]
  2. ambos relatos responden a preguntas distintas: Génesis 1 responde al cómo fueron creadas las cosas que hoy conocemos y Génesis 2-3 responde al por qué el mundo y la condición humana son como son.
  3.  Además, se cree que Génesis  2-3 es un texto 500 años más antiguo que Génesis 1.
  4. Otra diferencia entre los textos es la cosmovisión de cada uno: resumidamente en génesis 1 el agua es el elemento primordial que Dios divide (y por lo tanto da orden al mundo: agua-caos) y crea la tierra habitable que será como una isla rodeada de agua. Por otro lado, en Génesis 2-3 tenemos que el Edén es más bien como un oasis en medio de un desierto o estepa.

“Los lexicólogos, más bien, relacionan edén con edín, sumerio, y el asiro-babilónico edinú, que parece significar «estepa». De este modo, el «paraíso» se considera en el relato genesíaco como un oasis en medio de la estepa; y, de hecho, el hombre será lanzado del Edén hacia la hostilidad de la tierra esteparia.” [3]

5. Y fueron redactados por tradiciones distintas: génesis 1 por la sacerdotal y Génesis 2-3 por la yahvista. [4] entre otras diferencias,    tomando en cuenta la posibilidad de que Génesis 2-3 no haya sido originalmente un relato de creación.

En la próxima publicación continuaré con otras generalidades del Génesis 2, 4b-3:  hablaré acerca del género literario de Génesis y propondré una estructuración del texto en escenas para un más fácil análisis.

En la pasada publicación de este estudio hablé di una introducción al tema de este estudio, para leer: https://manahu.wordpress.com/2012/06/01/el-paraiso-y-la-caida-el-motivo-literario-de-separacion-en-genesis-2-3/


[1] H.  Renckens, S. J. 1960. Creación, Paraíso y Pecado Original según Génesis 1-3. Madrid: Ediciones Guadarrama. P. 165.

[2]  Juan Guillén Torralba. “Genesis”, en: Comentario al Antiguo Testamento I. La Casa de la Biblia. Santiago Guijarro Oporto – Miguel Salvador García, editores. Verbo Divino. Madrid 1998, P. 56

[3] García Cordero, Maximiliano. 1977. La Biblia y el legado del Antiguo Oriente. Madrid: La Editorial Católica. P. 18.

[4] H.  Renckens, S. J. 1960. Creación, Paraíso y Pecado Original según Génesis 1-3. Madrid: Ediciones Guadarrama. P. 165.

¿El paraíso y la caída?: el motivo literario de separación en génesis 2-3

Estándar
¿El paraíso y la caída?: el motivo literario de separación en génesis 2-3
Adán y Eva. El pintor, grabador y poeta inglés, William Blake. Notemos como relaciona el artista a la mujer y la serpiente en su obra mientras que el hombre parece estar en otra esfera. El de la mujer y la serpiente parece casi un abrazo amoroso, astuto por parte de la serpiente e ingenuo por parte de la mujer: notemos como se van creando lecturas del texto. que se han ido arraigando a nuestra forma de interpretarlo

Adán y Eva. El pintor, grabador, poeta y místico inglés del siglo XVIII: William Blake. Notemos como relaciona el artista a la mujer y la serpiente en su obra mientras que el hombre parece estar en otra esfera. El de la mujer y la serpiente parece casi un abrazo amoroso, astuto por parte de la serpiente e ingenuo por parte de la mujer: notemos como se van creando lecturas del texto. que se han ido arraigando a nuestra forma de interpretarlo

“El acto de desobediencia, como acto de libertad, es el comienzo de la razón”

Erich Fromm

Inició con la cita anterior para  abrir camino al tema que trataré en este ensayo: el paraíso y la “caída” o más correctamente el distanciamiento/separación. Parece ser un tema muy manoseado a través de la historia y de las corrientes del pensamiento, tiene diversas y múltiples lecturas; descartar unas y afirmar rotundamente una en especial sería caer en un error grave: se debe tomar en cuenta que en el proceso en el que un texto se “convierte”  en literario tiene una importante intervención el lector y su relectura, que difícilmente (por no decir que nunca) va a ser idéntica a la del escritor.

También tenemos que tomar en cuenta las revisiones posteriores que se le hicieron al texto original, sus ediciones y el hecho (tan sencillo y complejo) de haberlo puesto en el lugar de la biblia en que hoy lo leemos: podríamos decir que estas son sub etapas de la relectura de un texto. Así que difícilmente una interpretación va a ser la verdadera y las otras las falsas, más bien nos vamos a topara con aproximaciones y distanciamientos, con una enorme red que aporta y enriquece las formas de acercarnos a génesis 2-3 pero a la vez es como el tejido engañoso de Penélope que nos puede alejar mucho de la verdad.

Podemos interpretar génesis 2-3 enfocándonos en distintos “ejes temáticos” (histórico, litúrgico, pastoral y vital) e inclusive de cada eje temático existe otro tanto de interpretaciones que se complementan y se contradicen. Si bien “cada una de estas conexiones (eje) tienen a su vez, relaciones con otros temas…”[1]  decidí enfocarme en el eje temático de lo vital: que nos puede decir este texto a todos los seres humanos compartan o no una misma religión, sociedad, sexo, cultura, etc. eso que nos caracteriza a pesar de nuestras abismales diferencias: lo que nos hace humanos y que precisamente por serlo aparece en el texto como un sello,  pues después de todo (fuera cual sea su propósito directo) Génesis 2-3 fue escrito por una persona o personas.

A pesar de querer enfocarme en el carácter vital del texto no puedo pasar por alto las otras conexiones: una obra literaria no puede escapar de su tiempo histórico,  de su ubicación geográfica, de los propósitos religiosos, políticos y sociales; es más estas esferas le dan vida, alimentan, nutren, embellecen lo que llamaré el carácter vital del texto. Lee el resto de esta entrada

Cita Semanal: Jorge Luis Borges

Estándar

“Yo creo que es mejor pensar que Dios no acepta sobornos.”

Jorge Luis Borges

Jorge Francisco Isidoro Luis Borges (1899 –  1986) fue un escritor argentino y uno de los autores más destacados de la literatura del siglo XX. Publicó ensayos breves, cuentos y poemas. Su obra, fundamental en la literatura y en el pensamiento humano, ha sido objeto de minuciosos análisis y de múltiples interpretaciones, trasciende cualquier clasificación y excluye cualquier tipo de dogmatismo.

Lee el resto de esta entrada

Cita Semanal: Erich Fromm

Estándar

“El acto de desobediencia, como acto de libertad, es el comienzo de la razón”

Erich Fromm

 Erich Fromm   (1900 – 1980)  destacado psicoanalista, psicólogo social y filósofo humanista de origen judeoalemán. Esta frase que aquí publico está desarrollada con suma erudición en su libro Y seréis como dioses, en el cual le da un giro a la interpretación del texto de Génesis 2-3; texto bíblico que en la tradición cristiana e incluso judía se ha interpretado con misoginia por un lado, con un fundamentalismo desmedido y sin tomar en cuenta la riqueza de significados que en el se haya. Comer del fruto trajo consecuencias dolorosas pero este texto no habla de un “pecado original” sino de un nacer de la humanidad para poder ser conscientes de nuestros propios actos incluyendo el acto de amar a Dios.

Muerte, sepultura y resurrección: ¡Jesús resucita!

Estándar

 “1.Pasado el sábado, al alborear el primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a ver el sepulcro.2.De pronto se produjo un gran terremoto, pues el Angel del Señor bajó del cielo y, acercándose, hizo rodar la piedra y se sentó encima de ella.3.Su aspecto era como el relámpago y su vestido blanco como la nieve.4.Los guardias, atemorizados ante él, se pusieron a temblar y se quedaron como muertos.5.El Angel se dirigió a las mujeres y les dijo: «Vosotras no temáis, pues sé que buscáis a Jesús, el Crucificado;6.no está aquí, ha resucitado, como lo había dicho. Venid, ved el lugar donde estaba.7.Y ahora id enseguida a decir a sus discípulos: “Ha resucitado de entre los muertos e irá delante de vosotros a Galilea; allí le veréis.” Ya os lo he dicho.»8.Ellas partieron a toda prisa del sepulcro, con miedo y gran gozo, y corrieron a dar la noticia a sus discípulos.

9.En esto, Jesús les salió al encuentro y les dijo: «¡Dios os guarde!» Y ellas, acercándose, se asieron de sus pies y le adoraron. 10.Entonces les dice Jesús: «No temáis. Id, avisad a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán.»

11.Mientras ellas iban, algunos de la guardia fueron a la ciudad a contar a los sumos sacerdotes todo lo que había pasado.12.Estos, reunidos con los ancianos, celebraron consejo y dieron una buena suma de dinero a los soldados,13.advirtiéndoles: «Decid: “Sus discípulos vinieron de noche y le robaron mientras nosotros dormíamos.”14.Y si la cosa llega a oídos del procurador, nosotros le convenceremos y os evitaremos complicaciones.»15.Ellos tomaron el dinero y procedieron según las instrucciones recibidas. Y se corrió esa versión entre los judíos, hasta el día de hoy.

16.Por su parte, los once discípulos marcharon a Galilea, al monte que Jesús les había indicado.17.Y al verle le adoraron; algunos sin embargo dudaron.18.Jesús se acercó a ellos y les habló así: «Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra.19.Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,20.y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.”

                                                                                                                                     Mateo 28

Mateo, paralelamente a los demás evangelios, no nos describe el momento mismo de la resurrección “ninguno intenta describir el momento y modo de resurrección, ya que trasciende la experiencia sen sensible” (comentario de la Biblia de Peregrino), si bien no sé da una descripción del hecho, sí se va a afirmar con los otros relatos por ejemplo con el de la aparición de Jesús resucitado a las mujeres en el versículo 9-10 y la aparición a los discípulos.

Tal como explica el comentario bíblico la resurrección se trata de un hecho que trasciende la experiencia física o más bien la cotidianidad, es una manifestación sagrada imposible de describirla en sí, y quizá por ello la necesidad de confirmarla mediante estos otros relatos; aún así estos relatos que confirman esta manifestación sagrada deben ser impactantes pero “humanamente accesibles como el temblor de tierra, la tumba vacía y la aparición del Resucitado a las mujeres y a los discípulos” y aún así vemos en el texto una epifanía: la aparición del ángel.

El hecho sagrado en sí (la resurrección) parece indescriptible precisamente por su naturaleza sagrada, esto me lleva a recordar lo que se había dicho en el artículo Religión: entre lo sagrado y lo profano:  ” Al decir que somos cristianos es porque una experiencia no cotidiana (la aceptación de Cristo) o sea sagrada, irrumpió en nuestro ámbito profano (esto no quiere decir que lo profano desaparezca, recordemos que se trata de una dialéctica entre lo profano y lo sagrado) y nos dio una nueva visión de mundo, cosmovisión que se va a establecer por medio de un lenguaje simbólico; por lo tanto es una experiencia religiosa por sí misma.” Pues la  resurrección en sí fue un hecho sagrado que irrumpió en la cotidianidad, la aceptación de Cristo es perpetuar, reproducir, eternizar ese momento sagrado y primordial en nosotros.

Por último en el versículo 18 Jesús le dice a sus discípulos:  “Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra” y les encomienda la misión:

“19.Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”

y finaliza con una promesa: “20.y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.”

En el versículo 18 vemos el carácter de demiurgo o ” intermediario directo entre lo celeste y lo terreno” que mencionamos en la primera parte de Muerte, sepultura y resurrecciónPareciera que la misión de hacer “discípulos a todas las gentes”, además de dar un carácter universal al mensaje, es precisamente decir que Jesús es el camino, la luz, la vida, nuestro “acceso directo con Dios”  sin velos ni tapujos porque el murió, fue sepultado y resucitó. Es un mensaje no excluyente sino universal que revela integridad, libertad  y amor.

Muerte, sepultura y resurrección: sepultura de Jesús.

Estándar

“3 8.Después de esto, José de Arimatea, que era discípulo de Jesús, aunque en secreto por miedo a los judíos, pidió a Pilato autorización para retirar el cuerpo de Jesús. Pilato se lo concedió. Fueron, pues, y retiraron su cuerpo.39.Fue también Nicodemo – aquel que anteriormente había ido a verle de noche – con una mezcla de mirra y áloe de unas cien libras.40.Tomaron el cuerpo de Jesús y lo envolvieron en vendas con los aromas, conforme a la costumbre judía de sepultar.41.En el lugar donde había sido crucificado había un huerto, y en el huerto un sepulcro nuevo, en el que nadie todavía había sido depositado.42.Allí, pues, porque era el día de la Preparación de los judíos y el sepulcro estaba cerca, pusieron a Jesús.”

Juan 19: 38-42

La sepultura de una persona era muy importante para los israelitas, en realidad los ritos funerarios han sido importantes en la mayoría de las culturas a través del tiempo, hoy o sigue siendo. No sepultar a una persona era un deshonor, una ignominia; quizá por esta razón en los otros evangelios vemos como las mujeres son testigos del acto de sepultura.

En el evangelio de Mateo a partir del versiculo 62 parece que el “evangelio trata de explicar el origen del rumor del robo del cadáver y demostrar su falsedad” esto con el propósito de prevenir las acusaciones que negarían la resurrección. Por otro lado, en el evangelio de Juan, notamos que a diferencia de los demás evangelios Jesús es envuelto con una cantidad exagerada de fragancias, o sea es enterrado como rey “Para Juan, la sepultura no es la preparación para la resurrección, sino el final glorioso de Jesús como rey”

Fuera como fuera es importante comprender la importancia de la sepultura que inconscientemente aún hoy esta en nuestras mentes. La sepultura muchas veces simboliza el retorno al seno materno (la imagen puesta acá nos remite también a esa idea, la piedra además de evitar el posible robo del cuerpo podría también simbolizar un “obstáculo” para nacer), metafóricamente hablando es como depositar una semilla bajo la tierra, entonces esto no sería muerte sino reposo o lapso de espera que hay entre la sepultura y el renacimiento, el surgimiento de una nueva vida: la resurrección. ¿Cómo podría renacer la planta de una semilla que no ha sido enterrada?: el sepulcro era necesarios para la resurrección.

Es interesante que se hable de un huerto y que en el huerto haya un sepulcro nuevo donde va ser sepultado Jesús, el huerto podría remitirnos al Edén, pero no es mi intención tocar este tema que si bien podría se una posibilidad al mismo tiempo podría tratarse de una idea descabellada por lo tanto es una hipótesis que requiere de un estudio y conocimiento mucho más amplio.

El interés es reflexionar acerca de la sepultura como paso importantísimo y previo a la resurrección, recordar que Jesús no simplemente murió por nosotros sino que después de su muerte vendría un resurgir a la vida, la esperanza la luz.

Muerte, sepultura y resurrección: crucifixión y muerte de Jesús

Estándar
Todo cristiano, sea católico o protestante, debería reflexionar estos días acerca de la muerte, sepultura y resurrección de Jesús; el acto máximo de humanidad y amor que un hombre (porque Jesús era hombre en ese momento, imaginemos su enorme sufrimiento) ha hecho por el hombre.
Crucifixión y muerte de Jesús: “Uno de los malhechores crucificados lo insultaba diciendo: -¿No eres tú el Mesías? Sálvate a ti y a nosotros. Pero el otro lo reprendió diciendo: -¿No tienes temor de Dios, tú, que sufres la misma pena? Lo nuestro es justo, recibimos la paga de nuestros delitos; pero él, en cambio, no ha cometido ningún crimen. Y añadió: -Jesús, cuando llegues a tu reino acuérdate de mí. Jesús le contestó: -Te aseguro que hay estarás conmigo en el paraíso.
Era medio día; se ocultó el sol y todo el territorio quedó en tinieblas hasta medio tarde. El velo del santuario se rasgó por el medio.
Jesús gritó con voz fuerte: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Dicho esto expiró. Al ver lo que sucedía, el centurión glorificó a Dios diciendo: -Realmente este hombre era inocente.” Lucas 23: 39-47
‎”Lucas rodea la muerte de Jesús de acontecimientos cósmico: la oscuridad por falta del sol, y de un fenómeno de tipo religioso, pero también de connotaciones universales: el velo del templo que se rasga…. el acceso a Dios obstaculizado por el velo del templo ha quedado roto, con lo cual ya no hay ninguna barrera para nadie; aunque injusta, la muerte de Jesús tenía que inaugurar esta nueva era”
Si recordamos bien Jesús muchas veces dijo que el era el camino pero también la luz y la vida, he aquí un equivalente simbólico importante: Luz/vida por lo tanto su equivalente simbólico opuesto sería Oscuridad/muerte, aquí podemos agregar uno más oscuridad/muerte/pecado.
Cuando el sol se oculta cada día dándole paso a la oscuridad de la noche nosotros tenemos la certeza de que al día siguiente volverá a salir trayendo la luz, esa luz que nos permite continuar con nuestras actividades diarias, el movimiento del día a día, que nos permite seguir con nuestras vidas, dónde todo es claro y seguro pues somos librados de los  peligroso se puede ocultar bajo las sombras de la noche (ignoremos el hecho de que contamos con luz eléctrica pues estamos hablando simbólicamente: lenguaje que nos trasmite más que una realidad física); así Jesús se oculto dando paso a la muerte que se manifestó también como un acontecimiento cósmico (en pleno medio día se oculto el sol) simbolizado por la oscuridad, pero siempre manteniendo la esperanza (él y los que en él creían) que volvería a traer la vida/luz (él es la luz y la vida) con su resurrección.
¿Por qué debía morir Jesús? es tan compleja la interrogante que sería imposible abarcarla aquí y abarcarla yo. Para mi Jesús debía conocer el camino de la muerte (la muerte tomada también como separación de Dios: “Dios mio, Dios mio,¿por qué me has abandonado? ) para dos cosas específicas: ser el camino de los hombres, puesto que el vivió y murió es el único que conoce el camino y ser la luz/vida/santidad contraponiéndose a sus opuestos oscuridad/muerte/pecado; estas dos para finalmente ser un intermediario entre Dios y el ser humano “La deidad solar es el demiurgo o el intermediario directo entre lo celeste y lo terreno, quien responde con eficacia a las mayoría de las peticiones humanas”
Jesús, siendo hombre (repito: imaginemos su sacrificio) e hijo de Dios, murió por nosotros para algo mucho más grande que perdonar nuestros pecados.