Esta sección la dedico a mi abuela Zahira Azofeifa, ama de casa, dedicada a sus dos hijos y hoy a sus tres nietos.

 Hace aproximadamente 50 años ella se convirtió al cristianismo pero su fe no se quedo en las bancas de un iglesia, sino que su pasión por la lectura y su curiosidad y amor por Dios la ha llevado a estudiar y meditar la biblia durante muchos años.

Tal vez mi abuela no sea teóloga o biblista, ni tiene ningún título universitario, no obstante con su dedicación  ( y con la ayuda de excelentes maestros que encontró en la iglesia Berea de Costa Rica, claro) ha hecho meditaciones acerca de Dios, la biblia y Cristo llenas de sabiduría;  hoy quiero compartir con ustedes en esta sección de Mana Hu.

 Aquí uno de sus poemas:

El Carpintero

El carpintero…

el carpintero, pasa sus manos por el madero,

palpo su aspereza, los nudos de su corteza… palpo.

La obserbo y vio belleza.

Él, de esa madera gruesa, lo que sea:

quiza un yugo o una mesa,

cuantas cosas había en su cabeza.

La tomo en sus manos con ternura

y la sujeto en firmeza.

La limpió y la pulió;

dislumbró en ella algúna figura…

Y aunque de ella saliera

todo lo que él quisiera

siempre sacaba una cruz de la aspera madera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s