¿El paraíso y la caída?: el motivo literario de separación en génesis 2-3 (Parte 6)

Estándar
¿El paraíso y la caída?: el motivo literario de separación en génesis 2-3 (Parte 6)
La Creación de Eva, es la primera obra de una serie de seis obras llamadas "La historia de Adán y Eva" del pintor y grabador holandés, Lucas van Leyden.  Dice el pintor: "God takes a rib from the sleeping Adam, and builds a woman out of it: Eve", veremos con las otras obras de está serie, como en su adaptación del texto va agregando elementos extraños al texto en sí, pero hoy ya interiorizados.

La Creación de Eva, es la primera obra de una serie de seis obras llamadas “La historia de Adán y Eva” del pintor y grabador holandés, Lucas van Leyden. Dice el pintor: “God takes a rib from the sleeping Adam, and builds a woman out of it: Eve”, veremos con las otras obras de está serie, como en su adaptación del texto va agregando elementos extraños al texto en sí, pero hoy ya interiorizados. Es curioso observar, también, como Eva más que ser creada por Dios es “sacada” por Él de Adán.

El paraíso y la caída: nacimiento del hombre

Como vimos en la Parte 5 se han hecho y se siguen haciendo diferentes lecturas del texto aquí analizado, y en esté artículo yo propongo una lectura desde lo que llame  “el carácter vital”, lectura desde la cual me cuestiono si realmente hubo “pecado” o más específicamente “pecado original” en el texto de Gén 2-3; propongo, más bien, que en el texto encontramos el motivo de la separación, el cual introduciré acontinuación.

Si nos detenemos en el relato podemos observar que en realidad la serpiente no mentía cuando le dijo a la Mujer (aún no era Eva, importante de considerar) que si comían del Árbol del bien y del mal iban a ser como dioses en el sentido de que serían “versados en el bien y en el mal”, pues Yahvé Elohim dirá en el versículo 22 “¡He aquí que el hombre ha venido a ser como uno de nosotros, e cuanto a conocer el bien y el mal!”.

La pareja no mueren instantáneamente a pesar de la sentencia de muerte pero lo curioso de que no mueran es que en el capítulo dos no se nos dice que el hombre y la mujer fuesen inmortales, de hecho al decir Dios “Ahora, pues, cuidado, no alargue su mano y tome también del árbol de la vida y comiendo él viva para siempre” nos hace deducir que el hombre aun antes de tomar del fruto prohibido no era inmortal. Pero la sentencia dice claramente que si tomaban de ese fruto morirían, ¿qué es lo único que se necesita para morir?: vivir.

Si leemos Génesis 2, 4b-3 enfocados en su carácter vital, encontramos un motivo que anteriormente había llamado motivo de la separación ¿en qué consiste esté motivo? La misma palabra lo dice “Establecer distancia, o aumentarla, entre algo o alguien y una persona, animal, lugar o cosa que se toman como punto de referencia”[1] si bien los significados de la RAE son casi mecánicos consideremos la separación desde una perspectiva más humana: es una incisión en el alma, la separación implica dolor pero al mismo tiempo independencia. Hay en la vida de una persona separaciones de todo tipo: partir de la tierra natal, el divorcio, dejar a los amigos, etc. pero hay en la vida de todos una primera separación: el nacimiento. Y es esto precisamente lo que está latente en el texto que estamos trabajando en este ensayo.

Gracias al arduo trabajo de las investigaciones de los psicoanalistas e incluso de ramas de estudios de las religiones y mitología comparada, etc. hoy se conoce el impacto que tiene en las personas el ser separado de la madre, abandonar el vientre materno.

Es imposible no mencionar a Freud y su síndrome de Edipo sin embargo el sostenía o se enfocaba más en la atracción sexual que sentía el niño hacia su madre por lo que considero que su discípulo y posterior rival, Jung, iba a tener razón al afirmar que el problema iba más allá de un problema erótico, si bien sí existe, se trata más de una “perturbación en la esfera del amor…el amor, sus problemas y sus conflictos son de importancia fundamental para la vida humana” pero el amor considerándose “en el sentido amplio, que le corresponde por naturaleza y que no abarca solamente la sexualidad.”[2]

Fromm nos explica que los lazos incestuosos tanto de los niños y las niñas hacia la madre específicamente son normales (en un “nivel” sano) y no están basados necesariamente a un despertar pre-genital sino que se funda en una necesidad más profunda del ser humano

“Esta tendencia “incestuosa”, en el sentido pre-genital, es una de las pasiones más

fundamentales en hombres y mujeres, y comprende el deseo de

protección del ser humano, la satisfacción de su narcisismo, su

anhelo de verse libre de los riesgos de la responsabilidad, de la

libertad, del conocimiento, su anhelo de amor incondicional, que se

ofrece sin esperar nada de su respuesta amorosa. Es verdad que esas

necesidades existen normalmente en el niño, y la madre es la

persona que las satisface. El niño no podría vivir si no fuera así; es

un desvalido, no puede vivir por sus propios recursos, necesita amor

y cuidados que no dependen de sus méritos.”[3]

Para el niño fuera de él todo es la madre, ella totaliza su mundo; por esta razón las diosas madres fueron tan importantes en las religiones arcaicas: eran dueñas de la vida y de la muerte, era en el mundo, esa es la madre para el niño pues esta le brinda seguridad y protección ante un mundo aún desconocido. Pero esta necesidad de amor y protección persiste en el adulto y con mucha más razón pues ya conoce los peligros y sufrimientos de la vida entonces en lo más profundo de nuestro inconsciente deseamos volver a nuestra madre protectora e incluso al vientre materno aunque esto implique la muerte (este dato es muy importante tenerlo presente pues lo usaremos luego) “Este deseo es no sólo una “repetición” de su anhelo por la madre; se produce porque siguen existiendo, aunque en un plano diferente, las mismas condiciones que hacen que el niño anhele el amor de la madre. Si los seres humanos —hombres y mujeres— pudieran encontrar una “Madre” para el resto de sus vidas, la vida se libraría de sus riesgos y de su tragedia.”[4]

Fromm nos explica que hay otros equivalentes a la madre (la sangre/descendencia, la patria, etc.): el más común en cuanto a material mitico-religioso son las hierofanías selénicas, acuáticas y sobre todo la tierra.

El nivel más profundo de esta fijación incestuosa a la madre es lo que Fromm llama “simbiosis incestuosa y “tiene el mejor ejemplo en la unidad de la madre con el feto. Feto y madre son dos, y sin embargo son uno”[5]

Pero el hombre, una vez roto esa relación incestuosa, sabe que no puede volver al vientre de la madre por más que sienta deseo, pues hacerlo es acabar con su independencia, su indiferenciación con ella y por lo tanto regresar a ella es igual que morir; esto está reflejado en la mitología muy claramente: nacer y morir es casi lo mismo, cuando se muere se regresa al seno materno y eso simboliza el hecho de enterrar a una persona y esta personificado en la vagina dentata de algunas de las diosas madres en diversas culturas: la madre da la vida y la también la quita.

La vida está latente en la madre-tierra-agua y sobrayo latente porque esto quiere decir que es capaz de producir vida pero mientras que se encuentre latente dentro de ella no será más que un principio indiferenciado, para diferenciarse y vivir hay que salir de la madre. Por eso ella es capaz de dar la vida y quitarla, en ella están las coincidencias entre opuestos: la madre benéfica y la madre terrible.   El relato del paraíso y de la caída reflejan esta disputa interior del hombre: el deseo de volver al seno materno que significa protección y a la vez el miedo de hacerlo porque esto implica dejar de ser un ser diferenciado, independiente.

“Su deseo más apasionado es el de retornar al mundo de unión que era su hogar antes de que <desobedeciera>… abandonar la razón, la autoconciencia, la elección, la responsabilidad, y regresar al utero, a la madre tierra, a la oscuridad donde la luz de la conciencia y del conocimiento no brilla aún”[6] pero no es posible retornar, esto lo sabemos por experiencia de vida, y en el relato Dios no lo permite: Gén 3, 24, “el hombre es acosado por la dicotomía existencial de estar dentro de la naturaleza y de trascenderla, al mismo tiempo, por el hecho de tener autoconciencia y capacidad de elección; solo puede resolver esta dicotomía yendo hacia adelante”[7]

La caída no es una caída como tal sino un nacimiento, una separación de la “madre” para dar comienzo a la historia de la humanidad.

Pero, ¿qué madre tierra, qué nacimiento, qué útero, qué DIOSA? ¿y la sentencia de MUERTE que Dios les dio? ¿el castigo qué representa entonces? ¿el papel de la serpiente y el de la mujer? ¿y ahora, pues, qué representa el árbol de la ciencia del bien y el mal? ¿Por qué se esconden Adán y Eva si se supone que no cometieron pecado? Estas y muchas preguntas más van a surgir y es lógico que tendremos que reinterpretar todos estos elementos a la luz de este otro enfoque que aquí se propone, pero siempre siguiendo las huellas de diversas interpretaciones imposibles de obviar.

Por tanto, en la próxima publicación nos enfocaremos en las características del  paraíso.


[1] Diccionario de la Real Academia Española

[2] Jung, Karl. 2003. Lo inconsciente. Buenos Aires: Editorial Losada. P.35

[3]Fromm, Erich. 1985. El corazón del hombre. México D.F: Editorial Fondo de Cultura Económica. P.91

[4] Fromm, Erich. 1985. El corazón del hombre. México D.F: Editorial Fondo de Cultura Económica. P. 92

[5] Fromm, Erich. 1985. El corazón del hombre. México D.F: Editorial Fondo de Cultura Económica. P. 92

[6] Fromm, Erich. 1991. Y seréis como dioses. Barcelona: Editorial Paidós. P. 81

[7] Fromm, Erich. 1991. Y seréis como dioses. Barcelona: Editorial Paidós. P. 82

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s