¿El paraíso y la caída?: el motivo literario de separación en génesis 2-3

Estándar
¿El paraíso y la caída?: el motivo literario de separación en génesis 2-3
Adán y Eva. El pintor, grabador y poeta inglés, William Blake. Notemos como relaciona el artista a la mujer y la serpiente en su obra mientras que el hombre parece estar en otra esfera. El de la mujer y la serpiente parece casi un abrazo amoroso, astuto por parte de la serpiente e ingenuo por parte de la mujer: notemos como se van creando lecturas del texto. que se han ido arraigando a nuestra forma de interpretarlo

Adán y Eva. El pintor, grabador, poeta y místico inglés del siglo XVIII: William Blake. Notemos como relaciona el artista a la mujer y la serpiente en su obra mientras que el hombre parece estar en otra esfera. El de la mujer y la serpiente parece casi un abrazo amoroso, astuto por parte de la serpiente e ingenuo por parte de la mujer: notemos como se van creando lecturas del texto. que se han ido arraigando a nuestra forma de interpretarlo

“El acto de desobediencia, como acto de libertad, es el comienzo de la razón”

Erich Fromm

Inició con la cita anterior para  abrir camino al tema que trataré en este ensayo: el paraíso y la “caída” o más correctamente el distanciamiento/separación. Parece ser un tema muy manoseado a través de la historia y de las corrientes del pensamiento, tiene diversas y múltiples lecturas; descartar unas y afirmar rotundamente una en especial sería caer en un error grave: se debe tomar en cuenta que en el proceso en el que un texto se “convierte”  en literario tiene una importante intervención el lector y su relectura, que difícilmente (por no decir que nunca) va a ser idéntica a la del escritor.

También tenemos que tomar en cuenta las revisiones posteriores que se le hicieron al texto original, sus ediciones y el hecho (tan sencillo y complejo) de haberlo puesto en el lugar de la biblia en que hoy lo leemos: podríamos decir que estas son sub etapas de la relectura de un texto. Así que difícilmente una interpretación va a ser la verdadera y las otras las falsas, más bien nos vamos a topara con aproximaciones y distanciamientos, con una enorme red que aporta y enriquece las formas de acercarnos a génesis 2-3 pero a la vez es como el tejido engañoso de Penélope que nos puede alejar mucho de la verdad.

Podemos interpretar génesis 2-3 enfocándonos en distintos “ejes temáticos” (histórico, litúrgico, pastoral y vital) e inclusive de cada eje temático existe otro tanto de interpretaciones que se complementan y se contradicen. Si bien “cada una de estas conexiones (eje) tienen a su vez, relaciones con otros temas…”[1]  decidí enfocarme en el eje temático de lo vital: que nos puede decir este texto a todos los seres humanos compartan o no una misma religión, sociedad, sexo, cultura, etc. eso que nos caracteriza a pesar de nuestras abismales diferencias: lo que nos hace humanos y que precisamente por serlo aparece en el texto como un sello,  pues después de todo (fuera cual sea su propósito directo) Génesis 2-3 fue escrito por una persona o personas.

A pesar de querer enfocarme en el carácter vital del texto no puedo pasar por alto las otras conexiones: una obra literaria no puede escapar de su tiempo histórico,  de su ubicación geográfica, de los propósitos religiosos, políticos y sociales; es más estas esferas le dan vida, alimentan, nutren, embellecen lo que llamaré el carácter vital del texto.

Creo que tanto la literatura religiosa como la literatura en general contienen verdades anímicas esas que nos explica Jung que no pueden ser comprobadas físicamente pero que son indispensables al ser humano.

“Que algo sea una realidad física no es el único criterio de verdad. También existen las verdades anímicas, las cuales no pueden ni explicarse ni probarse pero tampoco negarse físicamente” [2]

Precisamente lo que es más importante para el hombre y la mujer es lo que no se puede comprobar con verdades físicas. Cualquiera podría refutarme que la literatura no tiene una importancia vital para todos, sin embargo hay que tomar en cuenta que no sólo se trata de la literatura escrita sino de la oral y vivimos rodeados de está. Con respecto a la religión nuestra frágil y compleja condición nos hace ser seres religiosos por naturaleza. Estas dos se alimentan entre sí: la literatura toma aspectos religiosos de su propia realidad o de realidades anteriores y el texto religioso es literatura en sí; y ambas se encuentran dentro del ámbito de la vida y por esta razón el texto se interrelaciona con interminables esferas (política, social, cultural, psicológica) de donde, como se podrá deducir, la religiosa es solo una de las esferas.

“La afirmaciones de la Sagradas Escrituras son afirmaciones del alma. Estas afirmaciones del alma son trascendentes a nosotros pues apuntan hacía realidades trascendentes a la conciencia. Estas realidades son los arquetipos del inconsciente colectivo, los cuales producen complejos de ideas en la forma de motivos mitológicos”[3] esta afirmación es una forma de explicar la importancia humana de los textos bíblicos (y de los otros) por lo que me parece que en Génesis 2-3 también tiene que tener un carácter vital.

Es más el texto puede tener diferentes caracteres vitales según el enfoque que le dé el lector, la cuestión está en que tan aproximado esta la interpretación que le demos con respecto al carácter vital original que tenía el texto, con el tiempo las cosas se pueden ir nublando un poco; no obstante creo que en el relato del jardín y de la “caída” del ser humano hay algo más allá que el motivo del paraíso perdido, que la soberbia, la culpa, el pecado, la rebeldía, etc. pienso que hay un motivo de separación que también podemos encontrar en otros textos bíblicos, pero en este texto en específico parece tener un motivo de separación primordial.

Precisamente ese será el tema de este ensayo que publicaré por partes en las siguientes semanas. La próxima publicación será acerca de los aspectos generales de Génesis 2-3.


[1]Ramiréz, José Enrique. Para comprender el Antiguo Testamento. Editorial Sebila. San José. 2009.

[2] Jung, Carl.2006. Respuestas a Job. México D.F.: Editorial Fondo de Cultura Económica. P. 10.

[3] Jung, Carl.2006. Respuestas a Job. México D.F.: Editorial Fondo de Cultura Económica. P. 10.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s