Muerte, sepultura y resurrección: ¡Jesús resucita!

Estándar

 “1.Pasado el sábado, al alborear el primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a ver el sepulcro.2.De pronto se produjo un gran terremoto, pues el Angel del Señor bajó del cielo y, acercándose, hizo rodar la piedra y se sentó encima de ella.3.Su aspecto era como el relámpago y su vestido blanco como la nieve.4.Los guardias, atemorizados ante él, se pusieron a temblar y se quedaron como muertos.5.El Angel se dirigió a las mujeres y les dijo: «Vosotras no temáis, pues sé que buscáis a Jesús, el Crucificado;6.no está aquí, ha resucitado, como lo había dicho. Venid, ved el lugar donde estaba.7.Y ahora id enseguida a decir a sus discípulos: “Ha resucitado de entre los muertos e irá delante de vosotros a Galilea; allí le veréis.” Ya os lo he dicho.»8.Ellas partieron a toda prisa del sepulcro, con miedo y gran gozo, y corrieron a dar la noticia a sus discípulos.

9.En esto, Jesús les salió al encuentro y les dijo: «¡Dios os guarde!» Y ellas, acercándose, se asieron de sus pies y le adoraron. 10.Entonces les dice Jesús: «No temáis. Id, avisad a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán.»

11.Mientras ellas iban, algunos de la guardia fueron a la ciudad a contar a los sumos sacerdotes todo lo que había pasado.12.Estos, reunidos con los ancianos, celebraron consejo y dieron una buena suma de dinero a los soldados,13.advirtiéndoles: «Decid: “Sus discípulos vinieron de noche y le robaron mientras nosotros dormíamos.”14.Y si la cosa llega a oídos del procurador, nosotros le convenceremos y os evitaremos complicaciones.»15.Ellos tomaron el dinero y procedieron según las instrucciones recibidas. Y se corrió esa versión entre los judíos, hasta el día de hoy.

16.Por su parte, los once discípulos marcharon a Galilea, al monte que Jesús les había indicado.17.Y al verle le adoraron; algunos sin embargo dudaron.18.Jesús se acercó a ellos y les habló así: «Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra.19.Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo,20.y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.”

                                                                                                                                     Mateo 28

Mateo, paralelamente a los demás evangelios, no nos describe el momento mismo de la resurrección “ninguno intenta describir el momento y modo de resurrección, ya que trasciende la experiencia sen sensible” (comentario de la Biblia de Peregrino), si bien no sé da una descripción del hecho, sí se va a afirmar con los otros relatos por ejemplo con el de la aparición de Jesús resucitado a las mujeres en el versículo 9-10 y la aparición a los discípulos.

Tal como explica el comentario bíblico la resurrección se trata de un hecho que trasciende la experiencia física o más bien la cotidianidad, es una manifestación sagrada imposible de describirla en sí, y quizá por ello la necesidad de confirmarla mediante estos otros relatos; aún así estos relatos que confirman esta manifestación sagrada deben ser impactantes pero “humanamente accesibles como el temblor de tierra, la tumba vacía y la aparición del Resucitado a las mujeres y a los discípulos” y aún así vemos en el texto una epifanía: la aparición del ángel.

El hecho sagrado en sí (la resurrección) parece indescriptible precisamente por su naturaleza sagrada, esto me lleva a recordar lo que se había dicho en el artículo Religión: entre lo sagrado y lo profano:  ” Al decir que somos cristianos es porque una experiencia no cotidiana (la aceptación de Cristo) o sea sagrada, irrumpió en nuestro ámbito profano (esto no quiere decir que lo profano desaparezca, recordemos que se trata de una dialéctica entre lo profano y lo sagrado) y nos dio una nueva visión de mundo, cosmovisión que se va a establecer por medio de un lenguaje simbólico; por lo tanto es una experiencia religiosa por sí misma.” Pues la  resurrección en sí fue un hecho sagrado que irrumpió en la cotidianidad, la aceptación de Cristo es perpetuar, reproducir, eternizar ese momento sagrado y primordial en nosotros.

Por último en el versículo 18 Jesús le dice a sus discípulos:  “Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra” y les encomienda la misión:

“19.Id, pues, y haced discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”

y finaliza con una promesa: “20.y enseñándoles a guardar todo lo que yo os he mandado. Y he aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.”

En el versículo 18 vemos el carácter de demiurgo o ” intermediario directo entre lo celeste y lo terreno” que mencionamos en la primera parte de Muerte, sepultura y resurrecciónPareciera que la misión de hacer “discípulos a todas las gentes”, además de dar un carácter universal al mensaje, es precisamente decir que Jesús es el camino, la luz, la vida, nuestro “acceso directo con Dios”  sin velos ni tapujos porque el murió, fue sepultado y resucitó. Es un mensaje no excluyente sino universal que revela integridad, libertad  y amor.

Anuncios

Un comentario »

  1. Quien como Dios nadie como Dios. ahí un pasaje en el que dice … que no hay que descuidar a los angeles pues son bastante habiles. Por otro lado he de ahi que los angeles del malo nos quieren hacer daño y es por ello que debemos contraarrestar su perversidad con oración.
    Bendito sea Dios porque resucito y porque hay angeles que nos cuidan con amor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s