El Séptimo Sello (Det Sjunde inseglet)

Estándar
Danza de la Muerte

Danza de la Muerte

El tercer ángel tocó la trompeta, y cayó del cielo una gran estrella, ardiendo como una antorcha, y cayó sobre la tercera parte de los ríos, y sobre las fuentes de las aguas. Y el nombre de la estrella es Ajenjo. Y la tercera parte de las aguas se convirtió en ajenjo; y muchos hombres murieron a causa de esas aguas, porque se hicieron amargas” (Apocalipsis 8:10-11).

No es este un estudio sobre el Apocalipsis, sino una aproximación –mínima, si se quiere- al arte de Ingmar Bergman, específicamente a su película El Séptimo Sello.

Ingmar Bergman es uno de los directores más prolíficos y fecundos de la historia del cine. Nació en Uppsala, Suecia, en 1918 en el seno de una familia cristiano-protestante. La parafernalia luterana (conceptos, discursos, símbolos) iba a tener una influencia enorme en su obra, principalmente en la preocupación del artista por temas de índole metafísica.

El Séptimo Sello es un filme cuyo leitmotiv es bastante religioso desde un principio. Y es que hay que comprenderlo, en el arte bergmaniano nada o casi nada es casual, el nombre de la película por ejemplo, es ya en sí mismo una contextualización. Al leerlo es inevitable que el corazón salte.

Antonius Block, el caballero cruzado (Max von Sydow) en su partida de ajedrez con la Muerte (Bengt Ekerot )

Antonius Block, el caballero cruzado (Max von Sydow) en su partida de ajedrez con la Muerte (Bengt Ekerot )

La trama es bastante sencilla (pero no por ello menos ingeniosa): un caballero templario (Max Von Sydow) regresa con su escudero (¿Quijote y Sancho Panza?) a su hogar  tras participar en las cruzadas. Allí, sin más lo espera la Muerte. El caballero al verla le propone algo (la astucia de Sísifo): jugar al ajedrez. La condición: si él gana sigue viviendo, si pierde la muerte podrá terminar su tarea.

Si se mira de cerca se notara en el versículo del Apocalipsis arriba transcrito una referencia al ajenjo (planta aromática y amarga), es curioso pues en diferentes partes de la Biblia la alusión a esta planta tiene una connotación altamente negativa (véase Jeremías 23:15) que por lo general esta relacionada con sentimientos penosos como el dolor y la desilusión; en el versículo del que hablamos la estrella que causa los males de la humanidad tiene el nombre de Ajenjo, de ella es que emanan enfermedades de las aguas, las cuales dentro de la película asumen la forma de peste y que es una de las principales razones de tormento de la sociedad de la época (edad media)

Al final de cuenta lo que temen los personajes de la película es, más que la peste, el Juicio de Dios, ¿no es acaso éste un tema muy actual?. Hoy en día la gente sigue conjeturando sobre lo diversa de las posibilidades, sobre la o las formas en que se manifiesta y se manifestará Dios, sobre lo misterioso de los designios divinos; son importantes temas de conversación en las iglesias y se discuten y se debaten con la misma intensidad y premura con que los hombres de aquella época, cubiertos de capas y de mallas, discutían cosas similares. El buen arte es así: ilimitado, resistente al paso del tiempo.

El mismo Bergman lo dijo: “antes se preocupaban por la peste, ahora se preocupan por la bomba atómica”. Es una sustitución. Antes aquello ahora esto, pero el hombre siempre permanece allí, azorado, indeciso. Sus preocupaciones cambian de nombre pero la substancia es la misma. Y es así como nos preguntamos si en verdad la idea de progreso existe y sino será otra forma más de embaucarnos distorsionando la realidad, pues como decía Sartre “el progreso es un mejoramiento, y el hombre siempre es el mismo frente a una situación que cambia…” Aclaro, hablamos de progreso espiritual, lo demás es pura tergiversación.

Bengt Ekerot (la Muerte) e Ingmar Bergman (director) en el set de “El séptimo sello” (Det sjunde inseglet, 1957)

Bengt Ekerot (la Muerte) e Ingmar Bergman (director) en el set de “El séptimo sello” (Det sjunde inseglet, 1957)

Las preguntas del caballero templario en la película sobre la existencia de Dios y sobre la vida después de la muerte son las mismas preguntas que nos hacemos hoy cristianos y no cristianos, preguntas sobre las cuales han tratado en múltiples ocasiones y a lo largo de muchos años filósofos y teólogos, poetas y músicos. El tema espiritual está en el tapete.

Bergman lo entendió: los problemas que realmente preocupan al hombre, son los problemas de índole espiritual. Era un tipo preocupado por estas temáticas. Su obra es un compendio de reflexiones sobre la existencia humana. El caballero templario es su alter ego, y no solo el de él sino el de muchos, porque ya sabemos que en el buen arte, como decía Sábato, la historia de un hombre es la de todos los hombres.

En el mundo medieval que se nos revela en la película –y de que manera, a través de un portentoso montaje en blancos y negros- hay ladrones, juglares (especie de trovadores de la época), mujeres infieles, fundamentalistas agresivos, escépticos etc. ¿es acaso dicha sociedad distinta de la nuestra?

La tensión está a flor de piel en cada fragmento, en cada diálogo del filme. Cada escena es un encuentro más cercano con la Muerte. ¡Y que aspecto tiene ésta! No hay en ella ni poses ni artificios. La Muerte (interpretada magistralmente por Bengt Ekerot) es una deidad cuasi mundana y terrenal que camina encapuchada por los caminos, mirando a los ojos ferozmente, charlando con los hombres y hasta jugando con ellos –la partida de ajedrez. Una Muerte que se siente completamente real.

Hay dentro de la películas múltiples interrogantes a la religión. También se cuestiona la imagen de Dios como entidad sagrada y protectora del hombre, como pilar de la existencia humana. Y es precisamente por estos aspectos más que cualquier otros por los que se debería estudiar esta obra. Un cristiano ortodoxo podría pensar que no vale el tiempo ver una cosa así pero bueno es precisamente esta lógica la que tantos problemas nos ha dado y por la que allá afuera nos tachan de prejuicios y anacrónicos –y con toda la razón. Lógica por demás, por la que se le condenó a Galileo a terribles penas (incluyendo la peor de todas: retractarse de un descubrimiento que suponía un gran bien para la humanidad) o por la que se justificaron en tiempos anteriores cientos de matanzas y genocidios.

Los dos juglares: Jöf (Nils Poppe) y Mia (Bibi Andersson)

Los dos juglares: Jöf (Nils Poppe) y Mia (Bibi Andersson)

Que estudio más enriquecedor se podría hacer a partir de la obra de Bergman. Lo que falta es carácter y atrevimiento. La mayoría de pastores rehúye de estos temas por su poca competencia a la hora de tratarlos o por el miedo a hacer el ridículo.

Hay en la película ejemplos hermosos de amistad y sencillez, momentos en donde la incertidumbre y la tristeza son vencidas por el amor, por la sinceridad. ¡Claro estos momentos no son tomados en cuenta por los fundamentalistas al hablar del filme! ¿Doble moral? Pero en Bergman también hay esperanza: los dos juglares (sus nombres son Jöf que traducido al español es José y Mia cuyo equivalente es María) que felices enfrentan las vicisitudes y problemas del mundo, que le hacen frente a la vida tranquilos y risueños, sin dinero, sin comodidades (también tienen un hijo), con el único auxilio  de su enorme Fe en Dios. He allí dos personajes eternos, hermosos.

Hay grande similitudes ideológicas entre ésta película de Bergman y otra suya, Fresas Salvajes, en donde hay ejercicios de introspección enormes y personajes atormentados e indecisos; no es de extrañar, para esta época el director lee a Kierkegaard, Freud y a los existencialistas; sus obras en lo que abarca ese tiempo (1956-1963) van a tener un alto contenido metafísico.

Quedan invitados todos a ver esta película. Un hombre que le dedico tanto tiempo a estos temas siempre lo merece. La ignorancia de este tipo de arte sería un falla garrafal, una miopía intelectual enorme.

Nino Collado 

Anuncios

»

  1. Hola, tu blog me ha dejado con dolor de estomago y el corazón desecho, todos los filósofos murieron y morirán, el evangelio no necesita de complementos “1 Juan 4:5: Ellos son del MUNDO; por eso hablan del MUNDO, y el MUNDO los oye.” , los cristianos no necesitan del arte o lo que pueda ofrecer el mundo “1 Juan 5:19: Sabemos que somos de Dios, y el MUNDO entero está bajo el maligno.”, estamos en el mundo pero no somos del mundo “1 Juan 5:4: Porque todo lo que es nacido de Dios vence al MUNDO;” y esta es la victoria que ha vencido al MUNDO, nuestra fe. , que importa la belleza de las artes humanas si no pueden reflejar la gloría de Cristo “1 Juan 5:5: ¿Quién es el que vence al MUNDO, sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?”, y Dios recibe las obras de todos los hombres como trapos de inmundicia, no necesitamos preocuparnos por las tesis filosóficas ¿con que motivo?

    1ra. a los Corintios
    Capítulo 02
    2:1 Así que, hermanos, cuando fui a vosotros para anunciaros el testimonio de Dios, no fui con excelencia de palabras o de sabiduría.
    2:2 Pues me propuse no saber entre vosotros cosa alguna sino a Jesucristo, y a éste crucificado.
    2:3 Y estuve entre vosotros con debilidad, y mucho temor y temblor;
    2:4 y ni mi palabra ni mi predicación fue con palabras persuasivas de humana sabiduría, sino con demostración del Espíritu y de poder,
    2:5 para que vuestra fe no esté fundada en la sabiduría de los hombres, sino en el poder de Dios.
    2:6 Sin embargo, hablamos sabiduría entre los que han alcanzado madurez; y sabiduría, no de este siglo, ni de los príncipes de este siglo, que perecen.
    2:7 Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria,
    2:8 la que ninguno de los príncipes de este siglo conoció; porque si la hubieran conocido, nunca habrían crucificado al Señor de gloria.
    2:9 Antes bien, como está escrito:
    Cosas que ojo no vio, ni oído oyó,
    Ni han subido en corazón de hombre,
    Son las que Dios ha preparado para los que le aman.
    2:10 Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios.
    2:11 Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.
    2:12 Y nosotros no hemos recibido el espíritu del mundo, sino el Espíritu que proviene de Dios, para que sepamos lo que Dios nos ha concedido,
    2:13 lo cual también hablamos, no con palabras enseñadas por sabiduría humana, sino con las que enseña el Espíritu, acomodando lo espiritual a lo espiritual.
    2:14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.
    2:15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie.
    2:16 Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿Quién le instruirá? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.

    Juan 12:25: El que ama su vida, la perderá; y el que ABORRECE su vida en este mundo, para vida eterna la guardará.

    Bota todos tus libros de literatura, poesía, filosofía y conviértete a la palabra de Dios, para que la luz te Cristo te ilumine, porque no has honrado el evangelio sino que has expuesto a Cristo al vituperio deshonrándolo su evangelio.

    • Como te dije antes, que lástima que pienses así. Pero respeto tú opinión, aunque no voy a botar mis libros jajaja es una petición un poco contradictoria. Si supieras cuantas de tus ideas “cristianas” estan influidas por el pensamiento griego, asirio, babilónico, etc. te asustarías. otra cosa contradictoria que me dices es esta, cito ” que importa la belleza de las artes humanas si no pueden reflejar la gloría de Cristo” no has visto que esta película tiene una preocupación por DIos increíble, no sabías que las ilustraciones de Doré que he publicado aquí han ilustrado miles de biblias… ¿Qué consideras como mundano? ¿El arte es pecado y por lo tanto no puede hablar de Dios ni de Cristo? Pues deberías detenerte y ya que te gusta leer tanto la biblia (aunque te digo que el que cites versículos no quiere decir que hagas una interpretación acertada) lee un Salmo y dime si no es una obra de arte, luego investiga como llego a ser parte de la biblia. Un saludo y yo te digo lo contrario a lo que me recomiendas: busque una buena biblia de estudio, investigue, lea; no es pecado conocer.

  2. El comentario anterior deja perpleja. será acaso que el señor Contreras piensa que estamos en el oscurantísmo y teme que adquirir conocimiento podría enloquecer a los jóvenes o llevarlos al infierno?
    Será que cree que si adquieren información van a perderse en vez de adquirir criterio en el correcto estudio de la Palabra de Dios y no dejarse engañar por los falsos maestros que abundan hoy día que más bien parecen motivadores en vez de maestros?
    Deje de condenar y estudie muchacho!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s