Paralelos del Salterio con textos del Antiguo Cercano Oriente

Estándar

El salterio (así como otros textos bíblicos) se asemeja mucho a otra literatura de diversas culturas y lugares (babilonica, egipcia, hititas. Incluso el mito del diluvio se repite en culturas tan lejanas con las que Israel no pudo tener ningun contacto, pero esto es ya otro tema).

El salmo 17, nuestro ejemplo, tiene un gran paralelo con la primera oración de tres oraciones egipcias llamadas visir del pobre. Estas oraciones no eran parte del culto sin embargo expresa una real suplica hacia la divinidad, tratan de unos hombres acusados ante la justicia y ante unos jueces corruptos, por lo tanto los hombres acusados injustamente acuden al dios Amón.

La oración que tiene un gran paralelo con el V. 6 del salmo 17 se llama Oración a Amón, juez justo:

“Es Amón-Re, el primero que fue rey,

dios de la primera vez, Visir del pobre,

que no acepta un presente inicuo, que no se pronuncia por el que da un testimonio

ni concede su mirada al que promete.

Amón juzga a la tierra con su dedo y habla al corazón.

                                           Discierne al culpable a quien envía al brasero,

                                                            Pero el justo es para el Amenti (morada de los justos)”[1]

(aquí Amón no juzga según la palabra porque puede ser un testimonio falso, sino según su justicia)

El paralelo es principalmente con la temática: tanto en el salmo 17 con en la oración a Amón los poetas narran que están siendo calumniados, culpados por algo que no hicieron, ambos se suponen inocentes y el único que los puede librar en la divinidad. También en ambos poemas se apela a la venganza de los malvados, en el salmo 17 el salmista pide que muera y en la oración a Amón el poeta pide que se le envié al infierno. Al igual que el justo en el salmo 17 que “veré tú rostro en justicia…”, igual en la oración a Amón el justo será recompensado en la morada de los justos. Porque la divinidad en ambos casos tiene la certeza de esto, siempre apela por el justo.

La otra oración esta relacionada con el V. 6 del Salmo 17, es la oración tres, llamada Suplica a Amón defensor:

Piloto que conoce el agua, oh Amón timonel

Que da pan al que nada tiene,

Que hace vivir al servidor de su casa.

No tomó para mí a un grande como defensor,

Ni me ligo a un hombre de recursos;

Mi partido no se confía al brazo de un hombre

Que está en la casa de ()

Porque mi señor es mi defensor.

Yo conozco su fuerza; se le llama defensor-de- brazo-poderoso.

¡Pero solo él es poderoso!

Oh Amón que sabe perdonar,

Que escucha al que grita hacía él;

Amonrasonther (Amón rey de los dioses), toro de brazo fuerte,

Que se complace en el poder.

Salmo 17 V.6 :

Yo te he invocado, porque tú me has respondido; inclina tú oído hacía mí y escucha mis palabras, oh Dios.

En ambos textos vemos reflejados divinidades que son justas y que protegen y acuden al desprotegido. En los dos poemas los poetas también confirman la confianza que tienen en su dios: los textos parecieran seguir una lógica “yo confió porque él escucha al que calma, porque es poderoso, porque es justo…” el dios es más poderoso que los enemigos que están calumniando contra la victima, a pesar de que el enemigo es como un león peligroso, en el salmo 17. En las oraciones a Amón el enemigo son los mismos jueces: Ambos textos se asemejan a que los enemigos tienen poder y son influyentes.

Tanto en el salmo como en el texto egipcio pareciera que los poetas tienen problemas judiciales o que son calumniados y “En ambos casos Dios, de quien deriva toda justicia, es considerado como el juez imparcial e íntegro, capaz de defender al oprimido contra sus adversarios ricos e influyentes”[2]  igual se debe notar la importancia del salmista y el poeta de declararse justo e inocente.

Además en ambas oraciones a Amón se utilizan simbolismos parecidos a los que se utilizan en el salmo 17, simbolismos referentes a partes del cuerpo y a el valor de la acción que tienen, por ejemplo en la primera oración Amón concede su mirada al bueno, juzga con su dedo y habla al corazón: es un dios justo y responde. En la oración de Amón defensor se usa el simbolismo del brazo para designar fortaleza o debilidad, el brazo de los hombres es débil y engañoso, el brazo de Amón es fuerte. Otro simbolismo para designar fortaleza a la divinidad en esta oración es la del toro, Amón es un toro de brazo fuerte. En el salmo el simbolismo de león se utiliza para el enemigo y para referirse que es peligroso sin embargo después el que se allá usado ese simbolismo de poder para el enemigo hace notar que aun así Yahvé es más poderoso porque existe la certeza que los va a derrotar.


[1] Equipo “Cahiers Evangile”, Oraciones del Antiguo Oriente, Estella: Verbo Divino, 1979, 86.

[2] Equipo “Cahiers Evangile”, Oraciones del Antiguo Oriente, Estella: Verbo Divino, 1979,87.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s