Ilustraciones de Doré: ¿Quién no añora el Edén?

Estándar
Ilustraciones de Doré: ¿Quién no añora el Edén?

Génesis 3:24 Echó  al hombre, y a oriente del jardín del Edén colocó a querubines y una espada de fuego zigzagueante para cerrar el camino del árbol de la vida.

Mini estudio:

El génesis no solo habla del origen del mundo, del hombre y la mujer, sino también habla del origen del mal.

“Al comenzar la obra de la creación del mundo, el autor responsable de la composición actual hace subir audazmente la historia de salvación hasta el momento primordial, el principio de todo, en un intento de dar respuestas a los grandes enigmas que acosan al ser humano: el cosmos, la vida y la muerte, el bien y el mal (…)” 1

El mal se origina por el pecado, el pecado “contaminó” a Adán y a Eva, por esa razón fueron expulsados del Edén.

¿Por qué es tan grave? ¿Por qué el destierro?

El jardín del Edén no es un lugar común y corriente, justo en el centro se encontraba el árbol de la vida, no cualquier árbol sino uno sagrado. Por lo tanto el jardín que lo rodeaba es un espacio sagrado.

Lo sagrado y lo profano deben ser protegidos uno del otro, no pueden convivir. Lo sagrado no puede ser contaminado con lo profano (por eso el rito de purificación que hacían los sacerdotes antes de entrar al templo) y lo profano corre el riesgo de sufrir las consecuencias de la fuerza sobrenatural de lo sagrado.

Adán y Eva estaban contaminados por el pecado, era profanos, y el problema no está en buscar cuál “tipo” de pecado cometieron estos dos personajes míticos, sino en percibir la desunión que hubo en el momento que cayeron en la cotidianidad de lo que no es sagrado ni perfecto: fueron expulsados.

Esta historia revela y mitifica (que es algo mucho más que revelar una realidad cualquiera) la clara añoranza que tenemos los humanos de unidad con lo sagrado, de unidad con Dios, de “volver al Edén”…

El árbol es un símbolo universal que suele “representar” (un símbolo no tiene un solo significado, más bien se caracteriza por tener cantidades inimaginables de ellos) lo celeste y  lo terrestre. La unión del cielo con la tierra. Y además es el árbol de la vida: el contacto directo con Dios, sin velos ni tapujos… Ese árbol de la vida, para los cristianos, llegaría a ser Cristo.

Por lo que no es extraño en lo absoluto que tal árbol se encontrará en medio de un jardín paradisiaco, rodeado este a la vez de un río que se dividía en cuatro (el agua, otro elemento de purificación y vida, además de delimitar en cuatro coordenadas el lugar sagrado), tampoco que al estar contaminados la pareja humana fuera expulsada y el jardín fuera protegido eternamente por ángeles que lo rodeaban, y no es para nada extraño que nos dejemos decir de vez en cuando “si Adán y Eva no hubieran pecado… ay… estaríamos en el Edén”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s