5 preguntas básicas de los salmos: ¿Quién los escribió?

Estándar

¿Quién?

Como se ha visto muchos salmos son atribuidos a distintos personajes como si estos fueran sus autores, en especial a David, “el dulce salmista de Israel”1.

Durante mucho tiempo las iglesias y la gente le atribuyó a David los salmos, porque en el nuevo testamento se menciona a este personaje como compositor de estos,  pero  “Cuando el NT cita un salmo y presenta a David como autor simplemente está recogiendo el común sentir de los contemporáneos y en particular del pueblo judío; esta tradición, como era lógico, fue asumida también por la iglesia naciente”2.  No obstante no quiere decir que él sea el único autor del salterio.

 Hay que tener en cuenta que pudo haber muchísimos autores y algunos desconocidos para nosotros: era una costumbre atribuir un escrito a alguien significativo para que el texto tuviera más importancia. Quizá  muchos salmos pudieron ser compuestos dentro de un contexto familiar.

También el hecho de que algunos salmos suponen un momento posterior en la historia al reinado de David contradice el pensamiento de que él fuera su autor predilecto.

Otra razón por la que aun atribuimos al personaje de David al salterio es porque en algunos de los encabezados sale su nombre, pero en su forma en hebreo no necesariamente esta especificando que el salmo haya sido escrito por él; puede ser que el salmo se refiere a esa persona, o sea que el salmo hable de David.

Es importante mencionar que eran canciones hechas para la comunidad, coplas cuyo fin era que las repitiera el pueblo en el culto y no tanto que se recordara su autor. Aquí también hay que rescatar que los salmos son hechos para cantar en comunidad, o sea los “¿quién?” que antes nos preguntamos termina siendo los ¿quiénes? Son cantos del pueblo.

Como se observa el quién nos lleva directamente a responder dos preguntas más: Cuándo y dónde.

1    2Samuel 23:1

2   Armando J. Levoratti, Comentario Bíblico Latinoamericano, Antiguo testamento: Vol. II Libros proféticos y sapienciales, Editorial verbo divino, 2007, 626.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s